Como disfrutar de un encuentro adulto en webs de citas

encuentro adulto

Hace poco me registré en una página de citas llamada encuentroadulto.com tras buscar y encontrarme con artículos de este estilo https://relacionesycontactos.com/encuentroadulto/ ¿A quién no le llama la atención probar un sitio donde la gente busca relaciones con el mismo compromiso que tú estás buscando? Tras registrarme encontré a varios chicos interesados en mí, así que aquí os dejo mi pequeña historia con uno de ellos.

Mi historia con las citas online

Aunque son muchas las tías que están enamoradas de él, sé, que para que lo nuestra historia de follamigos siga existiendo debemos continuar el mismo juego que nos unió. No tiene ningún sentido pensar que entre él y yo existe algo más. Así todo está bien. Además quedó claro desde el principio.

Sin embargo a veces me pregunto si acaso él no tiene sentimientos o se oculta, los rechaza. Pelea para no dejarlos en evidencia. Sucede que yo cuando lo hacemos soy muy expresiva. Grito, no me corto cuando me corro lubrico mucho, cuando tenemos sexo o follamos como dice él. A mí me gusta decir que hacemos el amor. Y es como si tal palabra él odiara escucharla. Yo para quitarle sustento a la conversación le he dicho que considero que viene más o menos a ser lo mismo. Pero para él amor y follar son dos cosas diferentes.

Pienso que algo está cambiando en todo lo que siento respecto a él. Al principio era algo así como un juego. Sí. Follar en cualquier parte después de la disco o cuando íbamos de copa y con amigos. Así empezó todo. Te gusto. Me gustas. ¿Follamos? Entonces solo queríamos eso. Pasarlo bien. Divertirnos. Nada de conversaciones de temas profundos. Nada de hablar del amor o cosas similares.

Pero han pasado varios meses. Casi un año y él insiste en que la relación que tenemos es de follamigos. Nada más. Lo cierto es que para cuidar esta relación tengo que poner de mi parte, porque de lo contrario se romperá. Sé que él también deberá poner de su parte pero no le quiero asustar, por el contrario dejaré que las cosas sigan así. Después de todo va bien la relación que tenemos y aunque él sea poco expresivo en realidad es el acuerdo al que llegamos desde un principio. El respeto a la idea que nos unió. Hay muchos deslices respecto a este tipo de relaciones. Hay parejas de follamigos que se rompen porque una de las dos partes se empieza a enamorar. O porque aparece un tercero y es entonces cuando explota todo. A los follamigos hay que cuidarlos también como a los amigos. Y con mayor razón si se porta bien en la cama, que es la idea que nos unió desde un principio.

No estoy enamorada de él. Antes lo pensaba pero ahora sé que no, sin embargo quiero que me siga follando. Lo hace tan bien. Me relaja y sé que yo a él también. Sabe que hay otros tíos que me entran. Que estarían dispuestos a todo porque yo me convierta en su novia, y no dice nada, lo cierto es que en lo personal no me interesa una relación seria con nadie. Tal vez porque yo también he comenzado a rechazar el amor y lo que supone. En cambio quedar con él para follar algunos martes por la tarde me hace sentir plena.

El día que las pastillas reemplazaron al condón

salud

Ya le conoces desde hace tiempo, habéis follado cuatro veces, en casa de sus padres, escondidos y bajo llave. ¿Métodos anticonceptivos? Sí. Bueno; la primera vez te folló con preservativo. Lo traías tú en la mochila y te dijo puta.

Te hizo gracia, porque lo dijo casi sin darse cuenta, como jugando. Juego de palabras que solo se lo permites a él y que él se permite estando a solas contigo, en esa intimidad de vuestras primeras experiencias.

No es tu primer novio y lo sabe, y al mismo tiempo le duele no haber sido quien te inició. Evitas hablar del tema. Ya lleváis un mes, juntos. Y lo cierto es que hacerlo con preservativo sigue siendo engorroso.

Dado que ya eres mayor de edad el otro día fuiste a comprar las pastillas anticonceptivas, uno de los métodos anticonceptivos que funcionan muy bien, llevas ya varios días tomándolas y has seguido al pie de la letras las instrucciones. El viernes será la primera vez de tu vida que follas con él sin condón.

Entre vosotros ya está todo hablado, todo pactado, el jueves quedasteis por el centro, te preguntó si querías un batido y ahí, luego de comprarte un jersey blanco le comentaste que venías tomando pastillas desde hace unos días. Abrió los ojos entusiasmado, te besó. Te gusta cómo besa tu novio, con lengua y emoción.

Tú ya tenías todo preparado dado que en casa el jueves no habría nadie por la mañana. Él sabe que conviene ser puntual y que tienen como mucho una hora y media.

Sabes que será una linda experiencia pero al mismo tiempo piensas que tal vez estés tomando mal la pastilla. No temes por el contagio de alguna enfermedad. Tienes confianza con tu novio y estás segura que solo lo hace contigo. Tú has tenido dos novios, este es el segundo. El jueves vas a follar por quinta vez y sin condón.

Llega el día, regresas a casa temprano. Tus padres, en efecto no están. Respiras aliviada en el sofá. Falta media hora. Te metes a duchar. Quiere estar limpia para él, te hidratas la piel con la crema de tu madre, la sueles usar y ella no te dice nada, hueles una de sus fragancias y la pruebas. Estás lista cuando te llega un mensaje de whatsapp desde abajo. Abre, dice él. Estás de acuerdo. Mejor que no llame a la puerta. En cuanto llega te cuelgas a sus brazos.

 

Las amigas que fueron, las que vienen y van

amigas

Quien se pregunte por todas las amigas que ha conocido tendrá que hacer un viaje memorioso a través del tiempo.

Deberá partir en la infancia la adolescencia, la juventud y la vida adulta. Y es que a veces se banaliza la palabra amigas. Actualmente se dice amigas incluso a las que tenemos incluidas en el Facebook, cosa que después vemos que no es cierto, porque solamente las añadimos, ponemos me gusta a lo que comparten pero no hay ningún otro lazo más allá de aquello.

Lo cierto es que la palabra amigas es algo que va cambiando con el tiempo porque con el tiempo vamos dejando a unas para conocer otras. A medida que transcurre el tiempo, según las estadísticas las personas tendemos a reducir nuestros círculos de amistades. No necesariamente de manera voluntaria, simplemente porque las circunstancias así lo determinan.

Muchas veces las que fueron amigas de la infancia o adolescencia van quedando muy atrás y pasan a ser reemplazadas por otro tipo de amistades, quizá más en la línea de los caminos que hemos ido eligiendo a lo largo de la vida.

Hablar de amigas es una palabra que a veces sienta bien, trae recuerdos y nos hace pensar en esa cita pendiente y que se prolonga con el correr de los días y semanas, pero otras veces también duele, porque nos remonta a todas aquellas que conocimos y con las que por alguna razón tuvimos un intercambio de palabras que sepultó la amistad. Ya no volvimos a contactar más. Ya no quedó nada de lo que alguna vez fuimos. A esas amigas las recordamos con nostalgia y a veces hasta las buscamos en google pero no quedan rastros de la relación que tuvimos.

Y es que tanto la amistad como el amor son como las plantas si no se les riega se marchitan. Y si se marchitan del todo ya es imposible la recuperación de esos lazos afectivos. Sin embargo, merece la pena pensar que las rupturas con determinadas amigas, viene a ser algo bastante habitual, sobre todo si tenemos en cuenta que no hemos elegido el mismo camino en la vida y que las circunstancias de todas son otras.

Lo cierto es que muchas veces depende de cómo hayamos sido de niñas, de nuestro carácter. Nadie podrá negar que en el cole había una amiga que a todas caía muy bien y que seguro si la volvéis a ver ahora no dudaríais en saludar, a diferencia de otras a las que negaríais sin duda alguna el saludo.
Y es que todo lo relacionado con la amistad responde muchas veces a situaciones determinadas donde de por medio está la personalidad de cada una. Pero como dicen el tiempo lo cura todo y eso ocurre también con los lazos de amistad.

Si hemos tenido una mala experiencia con aquella persona que creíamos nuestra amiga, si hemos sufrido una decepción, tomémoslo como pequeños reveses que nos da la vida. De esa forma aprenderemos a valorar y a apreciar mucho más a las amigas.

Las ventajas de tener sexo con tu mejor amigo

A pesar de que para que la amistad se mantenga intacta después de haberos encontrado a través de una página de citas y se llegue a fortalecer después de haber tenido sexo con tu mejor amigo, no cabe duda de que mantener relaciones sexuales con esa persona con la que te une esa gran amistad también puede conllevar un gran número de ventajas. Para empezar, además de ser los mejores amigos, seréis esos mejores amigos pero con muchos más beneficios. Cuando mantienes relaciones sexuales con tu mejor amigo podrás tener todo lo bueno de una pareja, es decir, el sexo, la confianza, la química y la complicidad, pero sin la parte complicada de las parejas que son el hecho de tener que dar explicaciones, los celos y los malos momentos.

sexo con tu mejor amigo

 

Hay ocasiones en las que lo primero que llega es el hecho de mantener relaciones sexuales con esa persona y después puede convertirse en tu mejor amigo, aunque en la mayor parte de los casos suele darse totalmente al revés ya que son muchas las chicas que eligen a su mejor amigo para poder tener sexo en algunos momentos determinados, lo que les permitirá deshacerse de esas ganas sexuales que se apoderan de su cuerpo sin necesidad de que esto sea con algún desconocido al que se haya cruzado en alguna noche de fiesta y con el que no sabe a qué atenerse. Y es que mantener relaciones sexuales con tu mejor amigo tiene la gran ventaja de que os conocéis desde siempre, lo que os otorga una gran confianza mutua que os permite dejaros de formalismos y tener la total libertad de deciros mutuamente lo que queréis y lo que no en el terreno meramente sexual.

Queda claro que una de las ventajas de tener sexo con tu mejor amigo es la gran comodidad que se tendrá en este momento, algo que te otorgará el hecho de conocer a la perfección a esa persona y que hará que ninguno de los dos tenga que darle vueltas a la cabeza para sorprender al otro con intención de conquistarlo ya que os conocéis lo suficiente como para eso. Además otra de las ventajas de tener sexo con tu mejor amigo es la discreción que existirá entre los dos y que os da la propia confianza que tenéis. Esa discreción hará que lo que ocurra entre vosotros quedará totalmente entre los dos, en un secreto que ambos guardaréis si queréis en lo más profundo del cajón de la habitación, mientras que para el resto del mundo continuareis siendo los mejores amigos del mundo.

Este secreto que quedará guardado entre los dos será precisamente lo que aumente el morbo y las ganas de mantener una nueva relación sexual con esa persona con la que te une una gran amistad, ya que ese secreto hará que aumente la excitación y la espontaneidad, fortaleciendo la amistad gracias a ese secreto que os une. Eso sí, para que esta amistad debes tener claro que cuando mantienes sexo con tu mejor amigo ambos tenéis que tener claro lo que buscáis el uno del otro, y si solo queréis que sea sexo casual entre amigos y seguir como siempre a la mañana siguiente, debéis dejarlo claro desde el principio.Las ventajas de tener sexo con tu mejor amigo

Riesgos sexuales en la adolescencia

Si estás leyendo esto supongo es porque todavía eres muy joven y no te han educado correctamente para tu seguridad sexual ni te atreves a preguntar a algún adulto o algún experto en el tema. No te preocupes, el sexo es algo muy normal, tengas la edad que tengas, es algo que debería ser tratado en temas de conversación con naturalidad, como ir al baño, es algo que no debes tratar como tabú. En este artículo te voy a hablar sin tapujos y sin juzgarte.

Enfermedades de transmisión sexual (ETS) y riesgo de embarazo

Los jóvenes desde temprana edad tienen interés por el sexo, hoy en día no es que haya aumentado más las ganas por tenerlo, las ganas han existido desde siempre, lo que pasa que ahora socioculturalmente es más fácil que un chico y una chica mantengan relaciones. No es algo ilegal, mientras sea consentido por ambas partes todo va bien, haya o no haya amor. Eso del romanticismo está lejos ya de este artículo.

adolescentes

Internet también propicia a que muchos jóvenes sepan ya algunas posturas del Kamasutra, lo que es el sexo oral o incluso saben ya más del punto G o de cómo estimular el clítoris que cualquier adulto. Pero de lo que leerás muy poco en internet o verás muy poco en las series o videos que consumas, es que los jóvenes a día de hoy son un foco de riesgo nacional para la seguridad sexual y que el gobierno está tratando de tomar medidas para conciencias tanto a padres e hijos de que se regulen ciertas medidas o malas prácticas.

Si quieres acostarte con un chico y es tu primera vez, que sepas que también puedes contraer enfermedades que ni tú sabías que tenías o que, en el caso del chico, ni él lo supiera.  Enfermedades venéreas son aquellas que se transmiten cuando hay una actividad sexual, no solo genital, también puede pegarte algo si le haces una felación o si probáis el sexo anal. Nadie te va a juzgar por ello, repito, es normal que lo hagas, pero toma precauciones.

¿Qué hago para que no me pegue ninguna enfermedad?

Olvídate de sistemas anticonceptivos como la píldora o el parche, tampoco la marcha atrás solucionará el problema de quedarte o no embarazada. Y es que el mayor problema de seguridad sexual son los virus más que tener un bebé. Aunque también es algo que es razonable que te preocupe. Ya que tener un hijo a una edad tan temprana puede cambiarte la vida a ti a todos los que te rodean de una forma muy negativa.

Usa preservativos o condones, es lo mismo, no vayas a creerte que son dos cosas distintas. Los condones son la mejor medida a tomar para que no te quedes embarazada y para que no haya ninguna enfermedad que transmitir a tu pareja o ella a ti.

Si no lo puedes conseguir por ti misma, pide a alguien que lo haga, busca en los lavabos de las universidades o del instituto o incluso puedes pedirlo por internet de forma anónima. A partir de hoy tu mejor amigo es el condón.